cookinberlin

recetas berlinesas

Torrijas con leche
Torrijas con leche

Torrijas

| 1 Comment

(torrejas para Gertrudis)

Después de darle muchas vueltas al tema, al final me he puesto a hacer torrijas, pero no unas torrijas cualquiera, no, esta vez me he animado y hasta he horneado mi propio pan de torrijas basándome en la receta de webosfritos y, cómo no, cambiando un par de ingredientes. Es que cuando me pongo a seguir una receta no sé que me pasa, me da como un impulso superior a mí y empiezo a pensar qué ingrediente cambiar, añadir, quitar, reducir, doblar, etc. Me reconozco incapaz de seguir una receta, cosa que no siempre me ha dado alegrías en la cocina (suspiro).

Empezamos con el pan: seguí la receta de Su de webosfritos, pero hice el pan con harina de espelta integral y le añadí una pizca de mixed spice, cosa que no se suele tener en la cocina, así que con un toque de canela sería lo mismo o parecido.

El pan es verdad que sale ya bastante compacto del horno, aún así lo dejé endurecer un día y hoy me he puesto manos a la obra, y nunca mejor dicho, porque el tema de las torrijas, aunque no es tan terrible como siempre lo pintaban las amas de casa, sí que pringa mucho la cocina.

Ingredientes:

pan duro del día anterior

1 l de leche

5 cucharadas soperas de azúcar (yo usé azúcar moreno)

la piel de un limón

un palito de canela

2 huevos

canela en polvo al gusto

un paquetito de vainillina

aceite de oliva

Preparación:

Tendremos ya preparada la mezcla de la leche para que se vaya enfriando antes de empezar con las torrijas, para ello habremos calentado a fuego lento toda la leche con el azúcar, la piel del limón y el palito de canela.

Ponemos más o menos la mitad de la leche en un recipiente amplio y el resto lo reservamos.

Cortamos la barra de pan en rebanadas de más o menos 2 cm y en otro recipiente batimos los huevos.

En una sartén ponemos el aceite de oliva a calentar.

Vamos pasando las rebanadas de pan por la leche hasta que se empapen bien, después las pasamos por el huevo y las freímos hasta que estén doraditas por ambos lados.

Cuando hayamos terminado preparamos la mezcla de la leche que reservamos al principio: le echamos la vainillina y probamos para ver cómo está de azúcar; aquí, como en todo, es cuestión de gustos, habrá quien le quiera echar más azúcar o más canela, o incluso un chorrito de anís, nosotros las hemos dejado tal y como estaban, pero con un poquito más de canela en polvo. Además le da muy buen color.

Pondremos las torrijas en una fuente para después echarles por encima esta mezcla; podemos ir echándola poco a poco, para así tener un poquito extra a la hora de servirlas en el plato y evitar que se nos queden secas.

En Alemania es típico comer huevos y conejos de chocolate, de hecho uno se ha visto tentado con pegarle un bocado a las suculentas torrijas :-)

A mí me saben a infancia, a las que hacía mi Yaya, que eran las mejores del mundo. Lo que daría por comerme una ahora mismo.

¡Felices Pascuas!

One Comment

  1. Esto de las torrijas es cosa muy seria… yo creo que en cada sitio de España, en casa, se hace de una u otra manera y casi todas magníficas. El pan tiene una importancia vital, ya que a veces queda como correoso y tal. Tu tía Marinieves es una gran experta en estas lides y en casi todas en las que se empeña, que son muchas. Tu abuela paterna también lo era, sin duda alguna. Yo creo que las mejores que he tomado han sido unas que hizo la tía Lola en casa de Juan en Madrid. Seguramente el pan castellano y la sapiencia de la inolvidable tía Lola lograron el milagro. Por aquí se hacen de dos tipos básicamente, aunque con muchas variantes: de leche y canela y de leche y vino (vino de Jerez, obviamente). En los dos casos, sin embargo, hay un componente ineludible: la miel. Y aquí radica uno de sus misterios porque, aunque están embadurnadas en este componente, no suelen estar excesivamente empalagosas. No obstante es una receta de un gran poder calórico. Menos mal que solo se toman en Navidad. Tu receta de las torrijas me parece muy buena y añades componentes propios como es el pan elaborado por ti y a base de cereales novedosos. Seguro que estarían para chuparse los dedos. Besos.

Leave a Reply

Required fields are marked *.